Estilos de vida saludable


¿Qué es un estilo de vida saludable?

Cuando se habla de estilos de vida saludable se hace referencia a una serie de actividades, comportamientos y formas de vida que le aportan a la persona factores positivos, mejorando su salud orgánica, física y mental.

Existen múltiples factores que favorecen que nuestra vida no sea saludable, entre los cuales podemos mencionar: alimentación no balanceada, vida sedentaria, falta de ejercicio, sueño insuficiente, estrés, no prevenir enfermedades, falta de aseo (lavado de manos), consumo de alcohol, cigarrillo y drogas entre otros.

Sentirnos bien, tanto física como emocionalmente es un factor que nos previene de los riesgos que implica no encontrarnos en condiciones que nos permitan afrontar cualquier situación problemática y decidamos acudir a acciones inadecuadas que perjudique nuestra salud, como es el caso del consumo de drogas.

Por ello es importante sentirnos bien con nosotros mismos, aprender a manejar nuestras emociones, a enfrentarnos de manera positiva ante el estrés, ocupar nuestro tiempo de ocio en el descanso o en actividades de disfrute, creativas y motivadoras.

Se recomienda trazarse un proyecto de vida posible, que sirva de guía para las metas que queremos lograr, tener claridad en nuestros valores y principios, que nos invite a relacionarnos con personas y a tener experiencias saludables para desarrollarnos como seres humanos integrales, que vivan en armonía y plenamente.

Otro aspecto importante es adoptar una buena alimentación, manteniendo el balance en los alimentos que consumimos, esto ayuda a mejorar la salud y a reducir el riesgo de contraer enfermedades y afecciones.

El ejercicio es fundamental para tener una buena calidad de vida, porque ayuda a fortalecer el corazón y los pulmones, a bajar de peso y controlar el apetito, baja la presión arterial, baja los niveles de colesterol, ayuda a dormir mejor, disminuye el estrés y proporciona más energía. Se recomienda como mínimo 30 minutos diarios de ejercicio moderado como con caminatas cortas, montar en bicicleta, patinar, hacer aeróbicos o bailar.

Evitar el consumo del cigarrillo, el abuso en el consumo del alcohol y otras drogas es vital para mantenernos sanos. El humo del cigarrillo deja en el aire más de 4.000 sustancias dañinas. Cuando usted fuma pone en peligro su vida y la de las personas que están a su alrededor. Los daños del humo del cigarrillo no son inmediatos sino acumulativos. Está claramente documentado que fumar cigarrillo aumenta el riesgo de tener ataque al corazón, enfermedades de los pulmones, derrame cerebral y cáncer.

En tanto, abusar del alcohol (“pasarse”) aumenta considerablemente el riesgo de producir consecuencias negativas, en la persona o en su entorno como accidentes y enfermedades crónicas relacionadas con el hígado, el estómago, aparato circulatorio entre otras. En cuanto a otras drogas, cualquiera de ellas van a alterar el sano funcionamiento del Sistema Nervioso Central, conduciéndonos a la posibilidad de desarrollar dependencia y enfermedad que deteriorará el organismo y su vida social, familiar, laboral u otra.

Hágase controles médicos aun cuando no se encuentre enfermo, esta estrategia se conoce como medicina preventiva y está claramente recomendado que todas las personas (niños, adultos y adultos mayores) deben consultar con su médico al menos una vez al año, para de esta forma detectar tempranamente alteraciones o trastornos que diagnosticados a tiempo, prevengan enfermedades y pueden tener un mejor pronóstico en su manejo y evolución.

Manténgase informado sobre cómo proteger su salud y la de los suyos, estar informado y asumir su responsabilidad para mantenerse saludable es la mejor manera de prevenir.

Estilos de vida saludable